CV

Exposiciones Recientes

 

INDIVIDUALES

2017 Fernweh, El Foro, Madrid

2016 Reencuentro | Retrobament, Galería Abartium, Vic

2016 El todo es más que la suma de sus partes, Galería O+O, Valencia

2015 Tiempo de Espera, Galería O+O, Valencia

2014 Paisajes Perdidos, Fundación MAPFRE, Las Palmas de Gran Canaria

2012 Lugares Virtuales, Sala MAC, Santa Cruz de Tenerife

2012 Dibujo Digital Vectorial, Galería Echevarría, Santa Cruz de Tenerife

 

COLECTIVAS

2017 Artistas de la Galería, Galería Gaudí, Madrid

2017 Art Plus, Espacio Les Carmes, Pamiers, Francia

2017 XX Muestra internacional de Arte Contemporáneo, Castillo Montesquiu, Diputación de Barcelona

2017 VIVE-ARTE 2017, Galería María Nieves Martín, Villafranca de los Barros, Badajoz

2016 Colectiva de Navidad, Sky Gallery Art’s, Barcelona

2016 XVIII Muestra Internacional y Multidisciplinar de Arte Contemporáneo Circuit Artístic, Fundación Claret, Barcelona

2016 Col.lectiva d’art Contemporani Circuit Artístic, galería Hotel NH CIUTAT DE VIC

2016 Col.lectiva Contemporània, Galería Abartium, Vic

2016 El Arte de lo Digital, Sky Gallery Art’s, Barcelona

2015 VIVE-ARTE 2015, Galería María Nieves Martín, Villafranca de los Barros, Badajoz

2014 El Arte en la Ínsula de Don Quijote, Museo El Quijote en el Mundo, Güimar, Tenerife

 

FERIAS

2017 Donostiartean, San Sebastian-Donostia

2017 Modern & Contemporary Art Show, Marbella

2017 ART3F, Toulouse

2016 Art Apart, Singapur

2016 ART TENTATION, Mónaco

2016 Affordable Art Fair, Bruselas

 

BIOGRAFÍA

La trayectoria artística de Renato Manzoni (España, 1945) comienza en el mundo del arte conceptual, abstracto y simbolista a comienzos de los 70 en Barcelona. En la plenitud del informalismo matérico y el op-art, Renato Manzoni ya constituyó una figura muy activa en los círculos catalanes del arte de vanguardia que, en aquel momento, le definían como conceptualista.

El crítico de arte A. del Castillo le describió como artista pluridisciplinar, integracionista de escultura, pintura y arquitectura. Sobre su obra añadiría que se trataba de “arquitecturas bellas, no sólo por la pureza de la construcción geométrica, sino también por la luz. Esculturas en una sucesión de planos quebrados que recortan el espacio, a veces con vacíos integrados”.

Autor de performances y happenings, acercó el arte moderno al ciudadano en espacios urbanos al aire libre. Gran resonancia obtuvo organizando, por encargo del Ayuntamiento de Barcelona, los denominados ‘Encuentros de Arte Moderno en el Metro’, que introducían el arte contemporáneo en los circuitos de transporte público barceloneses. Abiertos a todas las tendencias artísticas, las obras seleccionadas por profesionales de la crítica y los medios de comunicación eran expuestas en los vestíbulos de las estaciones Diagonal y Provenza. También organizó y colaboró en exposiciones colectivas itinerantes en centros de enseñanza pública, a través de los que mostraba a los alumnos el lenguaje de las formas, y realizó escenografías de obras de teatro experimental.

Manzoni realizó diversas exposiciones individuales en galerías y espacios culturales de Barcelona, Mallorca, Madrid, Valencia, Nápoles y Estocolmo, ente otras. Por todo ello, recibió el Premio de la Crítica ‘Señal-70’, junto a artistas como Antoni Clavé, Joseph Guinovart o Grau Santos.

Comprometido con la divulgación del arte, durante varios años Renato Manzoni fue director de la Galería | Estudio de Arte NEPENCE en Barcelona. En esta sala de arte experimental se daban cita todo tipo de actividades divulgativas (exposiciones, poesía, conferencias, música, proyecciones) y las tendencias artísticas más vanguardistas del momento. Paralelamente, Manzoni cubría la información de las exposiciones barcelonesas para la sección de arte de la publicación mensual Meridiano y escribió diversos ensayos en el semanario Mundo.

Llegada la década de 1980, en el lenguaje plástico de Renato Manzoni se produce una evolución hacia formas de expresión herederas del minimalismo y la nueva abstracción geométrica conocida como Neo-Geo (Neo-Geometric-Conceptualism). Sus obras pierden volumen físico y matérico para adquirirlo visualmente. Son pinturas con una estética fractal; obras con motivos, signos y formas que se despegan del fondo. Recuerdan a modelos matemáticos, configuraciones geométricas estructuradas en grupos interrelacionados y/o repetitivos.

A finales de la década 1980, Manzoni se dedica a investigar técnicas artísticas antiguas, en particular la pintura sobre tabla. A tal efecto, aprende la técnica de la pintura al huevo propia de los iconos bizantinos de los primeros siglos de nuestra era en el Atelier Saint Luc de París.

Simultáneamente profundiza en la estética de los frescos a la cal del románico catalán y occitano. De ello surgió la ejecución de una serie de murales al fresco en diversas capillas y templos ortodoxos en el sur de Francia y norte de Cataluña, en los que integra elementos visuales y ornamentos plásticos de las épocas románicas y bizantinas.

Renato Manzoni también ha llevado su creatividad a otras disciplinas: obtuvo el Master en Arquitectura por la University NorthWest; fue durante años miembro de Adi-FAD (Foment de les Arts Decoratives) y de BEDA (Bruselas) de diseñadores industriales europeos. Se adentró además en las disciplinas del diseño industrial de objetos de uso cotidiano, el grafismo y el interiorismo. Su labor como diseñador fue galardonada con diversos premios en Ferias de Barcelona y Valencia.

Su actividad en la arquitectura fue reconocida con el ‘Premio Nacional de Arquitectura Hotelera 1999’ por su colaboración con el equipo de diseño y ejecución del Gran Hotel Anthelia Park, en Tenerife.

En los años 90, con el auge y generalización de los PC, Manzoni empieza a utilizar el ordenador con fines profesionales en el ámbito de la arquitectura, sustituyendo el dibujo técnico manual por los nuevos programas informáticos equivalentes. También su obra artística se adentra en el mundo digital, conservando sin embargo tanto su carácter pictórico como de diseño arquitectónico e incluso de propuesta conceptual, y constituyendo así una evolución natural, aglutinante y enriquecedora en la trayectoria del artista.

Trabajando exclusivamente a mano con un programa de dibujo vectorial altamente especializado y originariamente muy limitado en sus posibilidades estéticas, Renato Manzoni crea composiciones de gran complejidad, belleza y carga simbólica. Sus paisajes, escenas y personajes son una ilusión formada por innumerables líneas, polígonos y capas de color, los mismos que se utilizan para diseñar planos y alzados de edificios. Con ello, el artista salta las barreras que impone el programa para otorgar a una herramienta de trabajo una utilidad nueva, extendiendo sus límites más allá de la lógica, creando nuevos caminos, nuevos lenguajes.

Los parámetros digitales, la filigrana llevada al máximo detalle y el trabajo arduo de concisión que requiere el diseño vectorial se transforman así en historias por contar, en denuncias sociales y en imágenes impactantes llenas de hermosos matices de color. El interés por corromper lo establecido e investigar nuevas posibilidades artísticas para transmitir ideas, inquietudes y mensajes de trascendencia ha acompañado a Renato Manzoni a lo largo de su carrera. Un espíritu que continúa vigente también en la actual era de la informática.

Ya sean impresas sobre vinilo, lona o cartón, las obras actuales de Renato Manzoni reflexionan sobre temas referentes al ser humano, las migraciones, las desigualdades sociales o el medio ambiente desde una perspectiva entre lo documental y lo imaginario. La fotografía, el dibujo técnico y el collage digital se unen para dar forma a escenas cargadas de significado, poesía, evocación y pensamiento.

Renato Manzoni